1978

Como el nuevo equipo funcionaba bien, el crecimiento del trabajo fué constante, hasta que en el año 1978, nos vimos obligados a ampliar las infraestructuras, empezando la obra del actual almacén. En este momento se formaliza la sociedad de los cuatro socios, los dos hermanos aquí y los asentadores en Palma.

Como el nuevo almacén ya podía abastecer más frentes y producción, se decide alquilar puestos en La Coruña y allí se sitúa como hombre de confianza a Catalá, como la empresa no paraba de crecer, los socios proponen abrir mercado en Madrid.